No comments yet

El Silencio de Dios

Habacuc 1:2 ¿Hasta cuándo debo pedir ayuda, oh Señor? ¡Pero tú no escuchas! «¡Hay violencia por todas partes!», clamo, pero tú no vienes a salvar.

Es dificil sorportar el silenicio de Dios. Hay aquellos momentos en que oramos pero parece que Dios no nos escucha porque nada esta cambiando. Esa era la frustacion de Habacuc. Israel le dio la espalda a Dios. Israel estaba vivendo en pecado en contra de Dios y Habacuc le reclama a Dios que el no esta siendo nada. Dios le respondió: «Observen las naciones; ¡mírenlas y asómbrense! Pues estoy haciendo algo en sus propios días, algo que no creerían aun si alguien les dijera. (Habacuc 1:5)

Usted puede estar sintiendo que Dios no lo escucha o hasta que Dios no le importa. Pero se le puede asuergar por la palabra de Dios que el si escucha, a el si le importa y el esta trabajando en su vida- aunque usted no lo crea.
Mire mas alla de sus problemas. Ignore las circunstancias. Al contrario, ponga sus preocupaciones sobre Aquel que lo ama y que ha prometido suplir sus necesidades!

Post a comment